Sección: "La historia que esconden los nombres" #2





Digo Magdalena y pienso en los pastelitos, porque la comida siempre llega a mi mente antes que cualquier otra cosa, incluso en los momentos menos oportunos. Pero justo después de pensar en las masitas llega a mi mente el personaje bíblico al que Jesús libera por obra de sus milagros.
¿Y por qué hablamos de postres y mujeres arrepentidas? Porque en esta nueva sección a la que llamé "La historia que esconden los nombres", inaugurada con la protagonista de Vampire Academy en esta entrada, vamos a hablar del personaje de la trilogía distópica Delirium de Lauren Oliver.

Antes de comenzar con el tema que nos atañe retrocedamos un poco y recordemos de qué trataba la novela. 

Delirium está ambientado en una sociedad futurística donde el amor es considerado la más mortal de las enfermedades. A causa de esto, cuando se llega a cierta edad, las personas son intervenidas quirúrgicamente para eliminar aquella parte del cerebro que hace a un ser humano producir este sentimiento. La protagonista, Magdalena, ha deseado siempre que llegara el día de “la cura” para ella, pues conoce lo que la enfermedad causó en su propia madre y desea estar libre de todo aquel sufrimiento.


En el primer libro de la trilogía se menciona que la causa por la que Lena lleva ese nombre es como recordatorio de la primera mujer que fue “curada”. Dentro de la historia se nombra a un libro, que es como una versión tergiversada de biblia, con consejos, reglas e historias religiosas propias de la sociedad de “Delirium”. En pocas palabras, la María Magdalena por la que la protagonista del libro fue bautizada es la equivalente de la mujer de las historias bíblicas cristianas de nuestro mundo. Por este motivo que María Magdalena y su historia, o recopilaciones de distintas versiones sobre ella, es de lo que hablaremos hoy.
Como siempre comenzare con el significado de Magdalena, un nombre de origen hebreo cuyos elementos que lo conforman esconden el significado “Torre de Dios”. El nombre es utilizado principalmente en Hispanoamérica, y posee una gran cantidad de variantes y diminutivos: Magda, Lena, Madalena, Madeline, entre otros.



“A mí me pusieron el nombre por María Magdalena, que se podría decir que murió de amor: «Tan infectada de deliria que, violando de forma flagrante los pactos de la sociedad, se enamoró de hombres que no la aceptaban o que no podían mantenerla» (Libro de las lamentaciones, María, 13:1).
Todo esto nos lo enseñan en la clase de Ciencia Bíblica. Su corazón fue primero para Juan, luego para Mateo, después para Jeremías y Pedro y Judas, y entre medias muchos otros sin nombre. Su último amor, según dicen, fue el más intenso: un hombre llamado José, que llevaba soltero toda su vida y que la encontró en la calle, deshecha, llena de cardenales y medio enloquecida por los deliria. Hay cierto desacuerdo sobre qué tipo de hombre era, si era virtuoso o si alguna vez había sucumbido a la enfermedad, pero en cualquier caso la trató bien. La cuidó hasta que parecía restablecida y trató de llevarle la paz.
Pero era demasiado tarde. Ella estaba atormentada por su pasado, atormentada por los amores perdidos, desperdiciados y heridos, por el mal que había infligido a otros y el que los demás le habían infligido a ella. Apenas podía comer, lloraba todo el día, y se aferró a José rogándole que nunca la dejara; sin embargo, no pudo encontrar consuelo en la bondad de aquel hombre.
Una mañana se despertó y él se había ido, sin decir una palabra ni darle una explicación. Este último abandono quebró su espíritu definitivamente y Magdalena se desplomó, mientras le rogaba a Dios que la librara de aquel tormento. Él escuchó sus plegarias y. en su infinita misericordia, la liberó de la maldición de los delirio, con la que todos los humanos han tenido que cargar como castigo por el pecado original de Adán y Eva. De alguna forma, María Magdalena fue la primera curada.
«Y así, tras años de dolor y tribulaciones, ella caminó por la senda de la virtud y de la paz hasta el fin de sus días» (Libro de las lamentaciones. María, 13:1).”-Delirium, capítulo 7.

MARÍA MAGDALENA EN LA RELIGIÓN
En las sagradas escrituras, María Magdalena es conocida como aquella mujer a la cual Jesús libero de “siete demonios” y a causa de esto ella se convierte en su seguidora más fiel. Según la biblia, Magdalena fue testigo no sólo de la crucifixión de Jesús, sino también de su resurrección.
El 22 de julio se celebra a María Magdalena, considerada Santa para la iglesia católica ortodoxa.

CREENCIA POPULARES
La mayoría de las personas creen que María Magdalena fue una prostituta. No hay ningún elemento en el que basar esta creencia, sin embargo es la identidad más reconocida del personaje bíblico. 
En Lucas 7:36-50 y en Juan 1: 8-10, se menciona a una mujer pecadora, una adultera, la cual es perdonada por Jesús y salvada de la lapidación. Desafortunadamente para Magdalena su presentación precede a la historia de esta mujer adultera o prostituta que nada tiene que ver con ella. 
Curiosamente esta falsa creencia se ha hecho demasiado popular y ha sobrevivido por siglos de historia, a tal punto que si a un creyente o no creyente preguntas en la actualidad quién fue María Magdalena, lo más probable es que te diga que fue una prostituta. Pero verdaderamente no existe documento alguno que acredite esta información; ni siquiera la biblia menciona algo al respecto.
¿Pero cómo se dio origen a esta terrible farsa? Al parecer esta asociación de María Magdalena con la profesión más antigua fue pronunciada por primera vez en el año 591 por el Papa Gregorio I. 
Para muchos, el hecho de que una mujer anduviera entre muchos hombres en aquella época sólo podía significar una cosa. Así que con esta información, que resulta no más de creencias moralistas sobre cómo debía actuar una mujer en la época de Cristo, y los dichos erróneos -más tardes contradichos por la Iglesia católica- resulta esta teoría algo forzada sobre la reputación de María Magdalena.
Ya sea por error o con la intencionada decisión de desacreditar la figura femenina ante los ojos de los creyentes, María Magdalena es por desgracia conocida como una prostituta. Arrepentida, pero prostituta después de todo. Y en mi opinión, volviendo al tema que nos concierne, es esta- inexistente- Magdalena, la que inspiró el nombre de la protagonista del libro y del personaje bíblico de Delirium. Una María Magdalena que tuvo muchos amores, que enfermó a causa de ello y la que más tarde fue “curada”, liberada de la maldición. 

TEORÍAS CONSPIRATIVAS


Últimamente se ha hecho cada vez más popular la historia que se desarrollan en los libros “El código Da Vinci” y “Holy Blood, Holy Grail”, donde se asegura que María Magdalena fue la esposa secreta de Jesús, con quien tuvo una hija, cuya descendencia aun existe. Esta teoría no fue bien recibida por el Vaticano y la iglesia católica... por supuesto, esencialmente porque esto hace que la idea de divinidad de Cristo se tambalee y acerque a la figura tradicionalmente vista como sagrada a la de un hombre de carne y hueso con necesidades puramente humanas.


¿Y en qué se fundamenta esta teoría? Para los defensores de María Magdalena siendo el Santo Grial -copa, sólo simbólica, que contuvo en el vientre la sangre de Cristo, la sangre real- todo se basa en documentos hallados en la tumba de la "familia de Cristo" y en los llamados evangelios gnósticos -entre ellos uno  escrito por la mismísima María Magdalena-. 
Esta es una teoría interesante, y me inclino a pensar que es más confiable -aunque menos difundida- que la que asigna a María Magdalena el papel meretriz arrepentida. Si quieren saber más sobre este tema les recomiendo los libros mencionados arriba. 

Así que esto ha sido todo por hoy. Espero que les haya gustado el pequeño recorrido histórico sobre Magdalena y la relación que la autora establece entre ella y su protagonista. 

¿Qué les parece el nombre Magdalena? ¿Conocen a alguien que se llame así? ¿Hay algún nombre de personaje que proponen analizar en esta sección? 

Comentarios

  1. ¡Hola!
    yo he leído Delirium, y me gustó bastante... aunque la verdad que el final de la saga me dejo con ganas de más.. fue extraño. Me ha gustado mucho la entrada, muy curiosa..
    No conocía tu blog así que me quedo por aquí siguiéndote.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Solo he leído el primer libro de esta trilogía y tengo que ponerme con los otros.
    En cuanto a la entrada, está muy entretenida, sin duda me gustó mucho y espero que hagas mas <3
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Interesante entrada, me ha encantado.
    Formamos parte de IBA, te seguimos!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Vengo de la iniciativa de '¿Tu comentas? Yo comento'

    La verdad es que la trama de la saga Delirium me ha llamado mucho la atención porque no sabía de su existencia. La apuntaré para mi reading list, y gracias por la entrada ha sido original y distinta.

    Un saludo y nos vemos por mi blog si te apetece: http://encuentratulibroideal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Leí Delirium hace bastante y es una historia que realmente me gustó pero jamás se me ocurrió buscar el significado del nombre de Lena, en verdad me sorprendió lo que comentas aunque tiene mucho sentido. Es bueno saberlo, en verdad me gusta cuando los escritores le dan tanto significado a los nombres de sus protagonistas.
    Excelente sección!
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario